Los mecanismos para activar la inspiración no parten de la adquisición, sino de la pérdida. No se trata de ganar algo, sino de desprenderse de algo. El ser humano es un ser inspirado por esencia. Sea cual sea la orientación de su vida, a lo largo de ella experimenta en no pocas ocasiones emociones que pertenecen con pleno derecho a la órbita de las emociones más elevadas de la humanidad, esto es, a la inspiración.

¿Qué es la inspiración? La inspiración es conexión. Una conexión, de hecho, que forma parte de nuestro ser, y nunca lo abandona. La conexión de la que hablo es toda la parte de nosotros que no son emociones, ni pensamientos, ni, por supuesto, el cuerpo. Se encuentra en una zona superior, más sutil. El hecho de percibir la información que proviene de esa parte es lo que llamamos inspiración, y lo que dificulta su tránsito son las complicaciones, por decirlo así, los nudos de densidad de la parte inferior. La persona inspirada contempla este tránsito para, a continuación, hacer descender lo que ve a niveles menos sutiles, con las consiguientes pérdidas de información, hasta llegar al nivel de la consignación, el mental, el que hace posible, como si fuera el artesano a nuestras ordenes, retratar lo que haya llegado hasta aquí.

Los nudos, las complicaciones, actúan como arrecifes que erosionan el casco de un barco que se acerca a tierra, arrancándole trozos, y llegando incluso a hundirlo antes de llegar a su destino. Haciéndole naufragar.
Es la medida de nuestras conquistas sobre nuestros obstáculos lo que determina nuestro nivel de inspiración. Por eso decía al principio que los mecanismos para activar la inspiración no son ganar algo, sino desprenderse de algo, de los obstáculos que nos impiden presenciar el flujo.
El artista lo refleja en la obra. Las demás orientaciones que los seres humanos dan a su vida, lo reflejan en la manera de llevar a cabo sus acciones, estén o no relacionadas con producciones concretas. Por eso el arte no se limita a una disciplina concreta, sino que es una manera de hacer. O mejor aún, una manera de ser.

Compartelo en...
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone